Durante el embarazo, el parto y en las sucesivas etapas por las que tiene que pasar un niño/a se puede influir de forma positiva a través de la Fisioterapia. Para ello es necesario tener un buen conocimiento del desarrollo psicomotor del niño y de las capacidades de adaptación del niño/a, para que a través de las diferentes técnicas utilizadas en Fisioterapia se pueda ayudar a adquirir un buen desarrollo psicomotor.

Con Terapias como la Osteopatía Cráneo Sacra, la Psicomotricidad, Fisioterapia Neurológica (Terapia Bobath), Fisioterapia Respiratoria, etc., se puede realizar un trabajo muy eficiente a la hora de ayudar a los niños en la prevención y tratamiento de patologías así como conseguir un adecuado desarrollo psicomotor.

CÓLICOS DE LACTANTE

Son varias las teorías que intentan explicar el cólico del lactante, pero no se conoce todavía el motivo real: inmadurez de algunos órganos digestivos; afección del sistema nervioso parasimpático (nervio vago) responsable de la inervación de los órganos digestivos; o un mecanismo de defensa del cuerpo cuando se intenta activar el peristaltismo allí donde la inervación aún no es correcta.

Con una serie de manipulaciones y maniobras muy suaves y relajantes podemos actuar y ayudar al bebé mejorando la digestión y asimilación de alimentos, así como la eliminación de residuos, y con pocas sesiones resolver el problema del bebé.

PLAGIOCEFALIAS

La plagiocefalia es un tipo de deformidad del cráneo, causada generalmente por el mecanismo del parto (ya sea por un parto muy largo, por presiones o tensiones durante en el canal del parto, etc.), aunque existen otros factores que pueden influir como un problema neurológico, tortícolis congénita, etc.

Un tratamiento adecuado puede influir de forma positiva no solo en lo referente a la deformidad craneal, sino en otros problemas relacionados con la oclusión dental, trastornos de la visión, problemas de columna e incluso trastornos psicológicos.

FISIOTERAPIA RESPIRATORIA

El objetivo principal es mantener los bronquios lo más limpios posible. Para ello debemos de enseñar correctamente el uso de nuestra musculatura respiratoria, insistiendo sobre todo en el trabajo diafragmático así como saber dirigir el aire inhalado hacia aquellas zonas del pulmón que queramos trabajar.

Aunque son muchas las incidencias respiratorias que pueden afectar a un niño, las más habituales en la edad infantil son la bronquiolitis y las neumopatías.