Osteopatía, ATM, inducción miofascial y Sohier en Illescas | Mallesta
 

Expertos en terapias manuales

OSTEOPATÍA

 

La osteopatía es un MÉTODO  que considera al ser humano en su totalidad: cuerpo, mente y espíritu. Cualquier inestabilidad de uno de estos aspectos puede afectar a los otros y generar un desequilibrio, y con ello la pérdida de la salud.

Se considera que el cuerpo dispone de las fuerzas suficientes que le ayuden a su auto-regulación y a su auto-curación. Cuando se superan ciertos límites (específicos de cada individuo), es cuando se produce la enfermedad.

La base del diagnóstico y el tratamiento de la osteopatía consisten en descubrir la alteración existente entre la anatomía del individuo y su función, a través de procedimientos manuales, sin dejar de prestar atención a otros factores como la alimentación, la psique, y los factores sociales y vitales que también pueden afectar al individuo.

El tratamiento osteopático actúa sobre el sistema muscular, fascial, visceral y el articular, integrando tanto al sistema nervioso y endocrino, y prestando especial atención al sistema circulatorio. Sabiendo reconocer las relaciones entre los diferentes sistemas podremos ayudar al organismo a tener de nuevo una función normal.

TRATAMIENTO DE LA ATM (articulación Témporo-Mandibular)

La mandíbula es una articulación que puede afectarse y beneficiarse claramente del tratamiento realizado por un fisioterapeuta y osteópata. El motivo principal de consulta  es cuando existe dolor, pero no es menos importante iniciar el tratamiento cuando se producen ruidos o resaltes durante el habla o la masticación, tras cirugía o intervenciones en la boca, etc., porque pueden alterar su biomecánica. La lesión de ATM no solo influye a la propia articulación. Su afección puede ser el origen de migrañas o problemas cervicales,  llegando en ocasiones a ser el origen de problemas generados a distancia, como desviaciones en la columna.
INDUCCIÓN MIOFASCIAL

 

Es un tipo de Terapia Manual orientada al tratamiento de un Sistema Fascial alterado. Es un proceso tanto de evaluación como de tratamiento en el que el terapeuta transfiere una ligera fuerza a la zona lesionada para así mejorar la calidad del tejido fascial.

CONCEPTO SOHIER

 

Englobada dentro de las Terapias Manuales, el Concepto Sohier es un método de diagnóstico y tratamiento basado en la rearmonización de las estructuras  afectadas a  través de manipulaciones específicas que ayudan a equilibrar el sistema músculo-esquelético y de todo el organismo.

La osteopatía es un MÉTODO que considera al ser humano en su totalidad: cuerpo, mente y espíritu. Cualquier inestabilidad de uno de estos aspectos puede afectar a los otros y generar un desequilibrio, y con ello la pérdida de la salud.

Se considera que el cuerpo dispone de las fuerzas suficientes que le ayuden a su auto-regulación y a su auto-curación. Cuando se superan ciertos límites (específicos de cada individuo), es cuando se produce la enfermedad.

La base del diagnóstico y el tratamiento de la osteopatía consisten en descubrir la alteración existente entre la anatomía del individuo y su función, a través de procedimientos manuales, sin dejar de prestar atención a otros factores como la alimentación, la psique, y los factores sociales y vitales que también pueden afectar al individuo.

El tratamiento osteopático actúa sobre el sistema muscular, fascial, visceral y el articular, integrando tanto al sistema nervioso y endocrino, y prestando especial atención al sistema circulatorio. Sabiendo reconocer las relaciones entre los diferentes sistemas podremos ayudar al organismo a tener de nuevo una función normal.

Definitivamente sí, porque interactúan el ganglio trigeminal (piel de la cara, ojos, dientes) y el ganglio cervical (piel y músculos cervicales). Además, los movimientos de la mandíbula se asocian necesariamente a movimientos del raquis cráneo-cervical de modo que la abertura bucal se acompaña de una extensión cráneo-cervical y el cierre bucal se acompaña de una flexión cráneo-cervical. Por otro lado, también hay músculos del cuello que también pueden irradiar dolor en la zona de la cara y mandíbula.

No necesariamente. Si es congénito (de nacimiento) no tiene por qué dar problemas, dado que el cuerpo está adaptado a esa estructura cráneo-mandibular.

Es común en el bruxismo que el odontólogo nos haga una férula de descarga para proteger los dientes. La férula puede ayudar a disminuir la tensión de la musculatura pero NO HACE QUE DEJEMOS DE APRETAR.

Si es congénito (de nacimiento) NO está demostrado que tenga  por qué generar problemas. En cambio si puedo tener problemas tras usar ortodoncia por ejemplo pues el complejo cráneo-mandibular se tiene que adaptar a la nueva mordida.